Rolex amplía su gama GMT-Master II proponiendo un nuevo modelo en acero Oystersteel cuyo disco Cerachrom graduado 24 horas bicolor del bisel giratorio bidireccional está fabricado en cerámica roja y azul. La caja Oyster, cuyas asas y flancos de la carrura han sido rediseñados, está montada sobre un brazalete Jubilé de cinco eslabones.

El reloj cosmopolita

El oro Everose de 18 quilates hace su entrada en la gama GMT-Master II con otros dos nuevos modelos. El primero está íntegramente fabricado en esta aleación preciosa y exclusiva, mientras que el segundo está disponible en versión Rolesor Everose, combinación de acero Oystersteel y oro Everose de 18 quilates. Sobre sus esferas, la mención «GMT-Master II» se distingue por su color rosa palo. Ambos están dotados de un bisel con disco Cerachrom bicolor de cerámica marrón —nueva tonalidad— y negra.

Todas estas nuevas referencias están dotadas del calibre de nueva generación 3285, a la vanguardia de la tecnología relojera. Este movimiento que ha sido objeto de 10 patentes está equipado con un escape Chronergy y garantiza una reserva de marcha de aproximadamente 70 horas.


Como todos los relojes Rolex, los nuevos GMT-Master II cuentan con la certificación de Cronómetro Superlativo, con el fin de garantizar un excelente rendimiento en la muñeca.

Único instrumento, varios husos horarios

Diseñado en su origen como un instrumento de ayuda a la navegación pensado para los pilotos de líneas aéreas, el GMT-Master de Rolex se ha convertido en una referencia imprescindible. Su emblemático bisel en un solo color o bicolor se ha presentado, a través de los años, en diversas combinaciones. Es la firma de una estética única e inmediatamente reconocible.

Con su visualización tradicional por medio de aguja de las horas, minutero y segundero, aguja 24 horas y bisel giratorio bidireccional con disco Cerachrom graduado 24 horas, el GMT-Master II permite leer de forma simultánea la hora de dos husos horarios: ya sea la hora local y la hora de referencia, o bien la hora local y la de otro huso horario. La fecha, en la posición de las 3 h, está sincronizada con la visualización de la hora local.

Cerámica de alta tecnología

A partir de 2005, Rolex desempeña un papel pionero en el desarrollo de cerámicas especiales para la fabricación de biseles monobloque y discos de biseles. Particularmente resistentes a las rayaduras y la corrosión, estos nuevos materiales presentan colores inalterables y de una intensidad poco común. Para lograr este resultado, Rolex desarrolló un savoir-faire y unos métodos de fabricación de alta tecnología exclusivos e innovadores que le permiten producir estos componentes de cerámica con total independencia.

Rolex ha conseguido fabricar estos elementos de cerámica en un solo color o en versiones bicolores. Entre estas últimas, el disco Cerachrom de cerámica roja y azul es el más emblemático, ya que reproduce la asociación de tonalidades escogida para el primer GMT-Master, lanzado en 1955.

El disco Cerachrom de cerámica roja y azul supone un logro en términos de investigación aplicada e ingeniería. De hecho, el color rojo, que no se puede obtener con pigmentos minerales estables, exigió el desarrollo de un procedimiento complejo y realizado íntegramente de forma interna, que
ha sido objeto de varias patentes.

La caja Oyster, símbolo de hermeticidad

La caja Oyster de los nuevos GMT-Master II, que garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros, es un ejemplo de robustez y fiabilidad. Su carrura, que cuenta con un protector de corona, se trabaja a partir de un bloque macizo de acero Oystersteel o de oro Everose de 18 quilates. Su fondo, con un fino sistema de acanalado, está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial que permite que únicamente los relojeros de Rolex accedan al movimiento.

La corona, provista de un sistema de triple hermeticidad Triplock, se enrosca a la caja con solidez. En cuanto al cristal, coronado con una lente Cyclops en la posición de las 3 h para una mejor lectura de la fecha, está fabricado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster de los GMT-Master II protege de forma óptima el movimiento de alta precisión que alberga en su interior.